La Malteadora Brewpub

Diseño interior

Zaragoza (España)

2019

Arquitecto
Juan Carlos Salas

Diseño identidad corporativa
Nebra Visual Arts

Promotor
Zaragoza Brewer Company

Contratista
VIDO-AMYC

Superficie
596 m2

El brewpub La Malteadora alberga una compleja combinación de funciones como fábrica de cerveza artesana, bar, restaurante y espacio cultural. Para un programa tan extenso se delimitan unas zonas de usos específicos alrededor de un área central polivalente, una sala para el público de gran versatilidad. Se parte de la forma pre-existente del anterior uso del local, para adaptarse al nuevo, mediante una intervención de mínimos que muestra la esencia de las instalaciones añadidas. Estas nuevas instalaciones configuran una narrativa:

1. La entrada al local se realiza por los tanques de servicio de cerveza, que a su vez sirven de reclamo por su conexión visual directa desde la calle.

2. La primeras referencias visuales del interior son la barra con los grifo de servicio y la pizarra que especifica las cervezas que se han fabricado en cada momento.

3. El recorrido hacia el interior revela la fábrica de cerveza, enfatizada como centro de identidad del negocio. Esta fábrica produce la cerveza que será degustada en el local, bien a través del maestro cervecero de la casa, bien a través de maestros invitados.

4. Al final de la circulación interior aparece la cocina, visible desde las mesas de la sala para el público, con un marcado carácter abierto por sus cerramientos de vidrio transparente.

El espacio se diseña con criterios emocionales, el tratamiento de la iluminación tenue y focalizada, la acústica de materiales absorbentes y los acabados vegetales en la sala para el público y cerámicos de blanco vidriado las zonas de usos específicos, estimulan la percepción de los usuarios. Se crea así una atmósfera de gran sutileza y confort que enmarca las sensaciones de sabor, textura y olor de la cerveza artesana y comida elaboradas en el brewpub.

El brewpub La Malteadora alberga una compleja combinación de funciones como fábrica de cerveza artesana, bar, restaurante y espacio cultural. Para un programa tan extenso se delimitan unas zonas de usos específicos alrededor de un área central polivalente, una sala para el público de gran versatilidad. Se parte de la forma pre-existente del anterior uso del local, para adaptarse al nuevo, mediante una intervención de mínimos que muestra la esencia de las instalaciones añadidas. Estas nuevas instalaciones configuran una narrativa:

1. La entrada al local se realiza por los tanques de servicio de cerveza, que a su vez sirven de reclamo por su conexión visual directa desde la calle.

2. La primeras referencias visuales del interior son la barra con los grifo de servicio y la pizarra que especifica las cervezas que se han fabricado en cada momento.

3. El recorrido hacia el interior revela la fábrica de cerveza, enfatizada como centro de identidad del negocio. Esta fábrica produce la cerveza que será degustada en el local, bien a través del maestro cervecero de la casa, bien a través de maestros invitados.

4. Al final de la circulación interior aparece la cocina, visible desde las mesas de la sala para el público, con un marcado carácter abierto por sus cerramientos de vidrio transparente.

El espacio se diseña con criterios emocionales, el tratamiento de la iluminación tenue y focalizada, la acústica de materiales absorbentes y los acabados vegetales en la sala para el público y cerámicos de blanco vidriado las zonas de usos específicos, estimulan la percepción de los usuarios. Se crea así una atmósfera de gran sutileza y confort que enmarca las sensaciones de sabor, textura y olor de la cerveza artesana y comida elaboradas en el brewpub.