Materia Externa

Instalación

2019

Concurso de diseño de una intervención en Concéntrico 06, Festival Internacional de Arquitectura y Diseño de Logroño. La Rioja (España).

Diseñador

Juan Carlos Salas

Implantación en el lugar

La intervención propuesta forma un nuevo hito en el paisaje de viñendos de la finca Viña Laciano, en el meandro del Río Ebro a las afueras de Logroño. Es una marca sigular que se sitúa en lo alto del meandro para mostrar la materiali- dad de la madera en varios estados, en diálogo con el paisaje circundante. El emplazamiento elegido es un cruce de caminos agrícolas de acceso a los campos y su disposición longitudinal pone de relieve la marcada direccionalidad de los viñedos contiguos, proyectándola hacia el paisaje. La disposición de la instalación permite la circulación a través de estos caminos.

Se levantan tres torres de madera independientes, agrupadas unas junto a otras formando unas rasgaduras verticales. El conjunto produce una imagen cambiante a medida que es recorrido, visto frontalmente se asemeja a un muro opaco de gran presencia y visto en diagonal a un conjunto de tres cuerpos marcadamente verticales que filtran el paisaje circundante. La presencia de la instalación en lo alto del meandro sirve al mismo tiempo para atraer las vistas desde el otro lado del río.

Concepto

Esta operación pone de manifiesto los postulados del movimiento filosófico contemporáneo denominado Realismo Especulativo, que afirma que la realidad externa existe, más allá de una correlación antropocentrista entre objeto y sujeto. Es por eso que la materialidad de las piezas propuestas se alcanza exclusivamente a través de procesos naturales, sin la mediación de la mano del hombre.

Se mustran en las tres piezas tres estados diferentes de la madera de pino europeo. El primer estado de la madera corresponde a su materialidad sin adulterar. El segundo estado se alcanza al exponer el tablero al fuego, siendo la superficie de éste alterada para adquirir unos tonos carbonizados. Y el tercer estado se produce por la inmersión de los tableros en agua y exposción al medio ambiente, quedando la superfice de los tableros oscurecida con aparición de principio de eflorescencias de humedad.

La contraposición de estos tres estados de la madera crea un conjunto de gran armonía que enfatiza una diferencias sutiles. Esa intervención dialoga con la materialidad de un entorno vegetal de viñedos adultos de cierto tamaño.

Implantación en el lugar

La intervención propuesta forma un nuevo hito en el paisaje de viñendos de la finca Viña Laciano, en el meandro del Río Ebro a las afueras de Logroño. Es una marca sigular que se sitúa en lo alto del meandro para mostrar la materiali- dad de la madera en varios estados, en diálogo con el paisaje circundante. El emplazamiento elegido es un cruce de caminos agrícolas de acceso a los campos y su disposición longitudinal pone de relieve la marcada direccionalidad de los viñedos contiguos, proyectándola hacia el paisaje. La disposición de la instalación permite la circulación a través de estos caminos.

Se levantan tres torres de madera independientes, agrupadas unas junto a otras formando unas rasgaduras verticales. El conjunto produce una imagen cambiante a medida que es recorrido, visto frontalmente se asemeja a un muro opaco de gran presencia y visto en diagonal a un conjunto de tres cuerpos marcadamente verticales que filtran el paisaje circundante. La presencia de la instalación en lo alto del meandro sirve al mismo tiempo para atraer las vistas desde el otro lado del río.

Concepto

Esta operación pone de manifiesto los postulados del movimiento filosófico contemporáneo denominado Realismo Especulativo, que afirma que la realidad externa existe, más allá de una correlación antropocentrista entre objeto y sujeto. Es por eso que la materialidad de las piezas propuestas se alcanza exclusivamente a través de procesos naturales, sin la mediación de la mano del hombre.

Se mustran en las tres piezas tres estados diferentes de la madera de pino europeo. El primer estado de la madera corresponde a su materialidad sin adulterar. El segundo estado se alcanza al exponer el tablero al fuego, siendo la superficie de éste alterada para adquirir unos tonos carbonizados. Y el tercer estado se produce por la inmersión de los tableros en agua y exposción al medio ambiente, quedando la superfice de los tableros oscurecida con aparición de principio de eflorescencias de humedad.

La contraposición de estos tres estados de la madera crea un conjunto de gran armonía que enfatiza una diferencias sutiles. Esa intervención dialoga con la materialidad de un entorno vegetal de viñedos adultos de cierto tamaño.